Chile podría volverse “plurinacional”. ¿Qué significa?

Chile vota por una nueva constitución el 4 de septiembre y los temas indígenas están al frente de los debates. El proyecto de carta define a Chile como “plurinacional” y se refiere al pueblo chileno como “compuesto por diversas naciones”. También contiene disposiciones sobre consulta indígena, territorios autónomos para grupos indígenas y reconocimiento de la justicia indígena. La población de Chile es 12,8% indígena, según el último cifras del censo.

Representantes de la coalición gobernante, que respalda la nueva constitución, se comprometieron recientemente a cambiar algunos de sus pasajes más controvertidos, incluidos algunos sobre cuestiones indígenas. Pero estos temas han demostrado ser un grito de guerra efectivo para la oposición, que argumenta que la constitución socavará la unidad del estado o hará que Chile sea políticamente inestable como Ecuador y Bolivia, países que se han definido constitucionalmente como multinacionales.

La población indígena de Bolivia es mayor como fracción de la población total que la de Chile, pero según las estadísticas oficiales, la de Ecuador no lo es (aunque las estimaciones varían).

El proyecto de constitución de Chile ha sido constantemente rezagado en las encuestas desde marzo, aunque la brecha se ha reducido desde principios de julio. El último Las figuras muestran un 46% de rechazo y un 37% de aprobación.

El debate sobre el plurinacionalismo en la nueva constitución de Chile plantea preguntas más amplias. ¿Qué significa, qué representaría para la política chilena y cómo ha afectado el plurinacionalismo a la política en otras partes de la región?

Un término arraigado en los movimientos indígenas

En términos simples, el plurinacionalismo significa que varias naciones coexisten dentro de las fronteras de un solo estado. Pero puede entenderse mejor como un marco organizativo para un conjunto de políticas y un sistema de derechos para los grupos indígenas.

El término parece tener su origen en la década de 1980, a partir de un creciente movimiento político indígena en Bolivia. En 1983 se crea la Confederación Sindical Unificada de Trabajadores Rurales de Bolivia. incluyendo solicitudes para un Estado Plurinacional en su currículo oficial.

En Ecuador y Bolivia, que se hicieron oficialmente plurinacionales en el apogeo de la “marea rosa” de la década de 2000, los movimientos sociales y los grupos indígenas esperaban que este reconocimiento formal de la autonomía indígena garantizaría sus derechos.

Pero la realidad resultó ser compleja. Parte del lenguaje de la constitución boliviana que protege a los grupos indígenas no ha sido codificado en la ley. “Otras leyes que tienen que ver con el plurinacionalismo solo se cumplen parcialmente”, dijo María Teresa Zegada, investigadora del Centro Boliviano de Estudios de la Realidad Social. Pero el plurinacionalismo no ha contribuido a la inestabilidad política en Bolivia, dijo. control de calidad.

Una mujer indígena sostiene una bandera Wiphala, que representa a los pueblos indígenas de los Andes, durante la celebración del Año Nuevo Aymara en Bolivia el 21 de junio. Foto de Aizar Raldés/AFP vía Getty Images.

En Ecuador también, los pueblos indígenas aún enfrentan discriminación y exclusión. “Este ha sido uno de los principales desafíos de Ecuador”, dijo Diana Dávila Gordillo, experta en poblaciones indígenas del país. “Tenemos esta constitución fantástica, (pero) aún no ha tenido un gran impacto en los pueblos indígenas”.

Guatemala es otro país que ha visto crecer las demandas por un estado plurinacional. El Comité de Desarrollo Campesino, o CODECA, es una de las organizaciones indígenas en Guatemala que pone el plurinacionalismo en la cima de su agenda.

“Los que están en el poder no han respondido al interés de los que históricamente han sido excluidos”, dijo la vocera de CODECA, Leiria Vay. “De ahí salió la idea de luchar por una asamblea popular, constituyente y plurinacional”. Un estado plurinacional, dijo Vay, podría ser la base para garantizar una vida mejor a los pueblos de Guatemala.

Samuel Pérez, representante del partido Movimiento Semilla en la Asamblea Legislativa de Guatemala, dijo que “el Estado guatemalteco debe dejar de ser activamente racista y excluyente” hacia los pueblos indígenas. El plurinacionalismo, el multinacionalismo y un “Estado plural” habían sido planteados como caminos a seguir para Guatemala, pero Pérez dijo que sentía “no una fidelidad particular a un término, sino al problema que existe con el ‘Estado'”.

Un tema polémico en Chile

En Chile, el plurinacionalismo y las cuestiones indígenas han demostrado estar entre los temas más sensibles en relación con la nueva constitución, ya que el debate se desarrolla en el contexto de una crisis de seguridad en el sur del país. Enfrentamientos por los derechos sobre la tierra picadura Grupos indígenas mapuche contra intereses comerciales y extractivos y fuerza estatal.

El plurinacionalismo es “lo opuesto al estado-nación, (que es) una ficción creada por las élites chilenas del siglo XIX que equipara artificialmente al estado con una sola nación”. a escrito Pedro Cayuqueo, destacado escritor mapuche en Chile, el año pasado. “Obviamente, esa no es la realidad en Chile, una tierra habitada por al menos una docena de Primeras Naciones que antecedieron al estado por siglos”.

Otros piensan diferente. Sebastián Torrealba, exmiembro del partido conservador Renovación Nacional, escrito en el libero en abril que el plurinacionalismo “atomizaría nuestra sociedad y proclamaría que cada etnia individual está por encima del factor común que nos une en una sola nación”.

Chile, subrayó, a pesar de sus desafíos, era el país latinoamericano con el mejor desempeño en varios índices de desarrollo humano, y ese éxito pertenecía a “Chile, como la suma de sus partes, no como una combinación irreductible de diferentes naciones”.

Kelly Bauer, experta en política indígena en Chile de la Universidad Wesleyana de Nebraska, señaló que los defensores de la nueva constitución tienden a comparar sus disposiciones sobre cuestiones indígenas con países del mundo desarrollado, como Canadá y Nueva Zelanda, mientras que los opositores enfatizar la conexión con Bolivia y Ecuador, sugiriendo que podría ser peligroso para Chile o crear inestabilidad.

Ni Canadá ni Nueva Zelanda se definen a sí mismos como plurinacionales, pero el término es bastante específico de los movimientos indígenas en América Latina y no se traduce bien al inglés. (Mi corrector ortográfico, por ejemplo, lo marca como un error).

El 11 de agosto, los partidos que integran la coalición de gobierno publicó un documento describiendo los cambios que planean hacer al proyecto de constitución si se aprueba, incluidos elementos relacionados con el plurinacionalismo y las cuestiones indígenas. La consulta indígena solo se aplicaría a asuntos que afectan directamente a los pueblos indígenas y su consentimiento solo sería requerido en sus propios territorios, lo que no permitiría afectar la naturaleza “unitaria” del Estado chileno. La justicia indígena estaría “subordinada” al sistema judicial general ya la Corte Suprema.

El documento parece tener la intención de responder a las quejas de los opositores de que la nueva constitución crea desigualdad ante la ley, da a los grupos indígenas una veto sobre cuestiones generales o atenten contra la integridad del Estado chileno.

Estas alegaciones han tenido un efecto en la opinión pública en parte debido a la falta de claridad sobre cómo interpretar las disposiciones sobre consultas aborígenes y otros asuntos.

Los cambios planificados ayudan a aclarar las cosas. Si se aprueba la constitución y se realizan los cambios previstos, la política de justicia indígena de Chile no será muy diferente de la forma en que el derecho consuetudinario indígena es tratado por el sistema de justicia en Canadá.

La política sobre consulta indígena no representaría una desviación significativa de las obligaciones de Chile bajo el Convenio 169 sobre Pueblos Tribales, un tratado internacional sobre derechos indígenas que Chile ha ratificado. Sin embargo, presentar reclamos bajo este tratado internacional puede ser oneroso y costoso. Esto puede cambiar si las disposiciones de consulta aborigen se incorporan a la ley constitucional.

No está tan claro cómo los cambios en la política indígena podrían afectar la difícil situación de seguridad en el sur, ya sea para bien o para mal.

¿Estarán los chilenos contentos con los cambios propuestos, sintiendo que sus mayores preocupaciones están siendo atendidas, o tendrán el efecto contrario, dando la impresión de que incluso los partidos que apoyan la nueva constitución no pueden apoyarla tal como está escrita? Eso está por verse, mientras los chilenos se preparan para decidir si hacen o no de su país el tercero en América Latina en definirse como plurinacional.

SOBRE EL AUTOR

Burns es editor y administrador de redes sociales en control de calidad.

Palabras clave: Chile, constitución chilena, mapuche, plurinacionalismo

¿Te gusta lo que lees? Suscríbete a AQ para más.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de Trimestral de las Américas o sus editores.

Feliciano Antolin

"Evangelista apasionado de la comida. Especialista típico en la cultura pop. Organizador. Pionero de la cerveza. Fanático de los viajes aficionado. Defensor del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.