Cómo implementó Chile su programa de educación informática

La educación en informática (CS) ayuda a los estudiantes a desarrollar habilidades como el pensamiento computacional, la resolución de problemas y la colaboración. Se ha relacionado con tasas más altas de inscripción universitaria (Marrón y Marrón, 2020; Salehi, Wang, Toorawa y Wieman, 2020), y un ensayo controlado aleatorizado reciente mostró que las lecciones de pensamiento computacional mejoraron las habilidades de inhibición de respuesta, planificación y codificación de los estudiantes (Arfe et al., 2020). A medida que estas habilidades cobran protagonismo en el siglo XXI, que cambia rápidamente, la educación en ciencias de la computación promete mejorar drásticamente la preparación de los estudiantes para el futuro del trabajo y la ciudadanía activa.

La educación en informática también puede reducir la desigualdad de habilidades si los sistemas educativos hacen un esfuerzo concertado para garantizar que todos los estudiantes tengan acceso equitativo a programas que les brinden la amplitud necesaria de habilidades, independientemente de su género, su origen étnico o su condición socioeconómica.

Con base en análisis previos y consultas de expertos, hemos seleccionado 11 estudios de casos de países, estados y provincias sobre educación en informática con lecciones que se pueden aplicar ampliamente a muchos otros sistemas educativos. Estos casos provienen de diversas regiones y circunstancias globales y han implementado programas de educación informática durante diferentes períodos de tiempo y con diferentes niveles de éxito. Como tal, hemos revisado la información para extraer lecciones que puedan conducir a una implementación exitosa.

Este estudio en particular examinará cómo Chile está construyendo una fuerza laboral futura de solucionadores de problemas creativos para mantener su estatus como país de altos ingresos en América Latina. Para lograr este objetivo, el Ministerio de Educación diseñó el Plan nacional de lenguajes digitales preparar a los estudiantes para competir en una economía global cada vez más digital. Ahora que se encuentra en las primeras etapas de la implementación de este plan, el gobierno busca aumentar la cantidad de estudiantes que aprenden ciencias de la computación y pensamiento computacional en los próximos años.

Un panorama de la enseñanza de las ciencias de la computación en Chile

Chile ha estado preparando a sus escuelas, profesores y estudiantes para la educación informática durante muchos años. El programa de educación federal, Enlaces, introdujo dispositivos digitales y conectividad a Internet en casi todas las escuelas en la década de 1990 y principios de la década de 2000. Si bien esta infraestructura inicialmente no estaba destinada a las clases de ciencias de la computación, los educadores han estado usando estos dispositivos para las clases de ciencias de la computación y pensamiento computacional para los ultimos años. Incluso más recientemente, el Centro de Innovación del Ministerio de Educación y las ONG asociadas también han establecido programas e introducido plataformas en línea para capacitar a los docentes en pensamiento computacional, programación y aprendizaje a través de proyectos (Jara et al., 2018). Incluso sin exigir que las escuelas adopten ninguna de estas actividades, el gobierno estima que alrededor de la mitad de las escuelas primarias ofrecerán clases de pensamiento computacional para 2022. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos del Ministerio de Educación y sus socios, la educación en informática en Chile no se ha desarrollado como se esperaba. .

Lecciones aprendidas

  • Aunque Enlaces ganó más apoyo político y financiero con el tiempo, perdió su flexibilidad para implementar nuevos proyectos. Esto puede haber retrasado el progreso en la educación informática.
  • El Ministerio de Educación confía en empresas privadas y socios sin fines de lucro por su experiencia en actividades de capacitación docente y participación de los estudiantes. Sin embargo, se necesita una financiación regular y programas de formación estables, incluso para profesores en formación, para una educación informática de mayor calidad y más ampliamente disponible.
  • Chile no exige que las escuelas enseñen informática, pero alienta y apoya a los educadores que deseen incluir las materias en sus actividades de clase. Si bien esto mitiga la posibilidad de alienar a los profesores que no están familiarizados con el tema, también corre el riesgo de un acceso desigual y a pequeña escala a la educación en informática.

Lea el estudio de caso completo>>

Feliciano Antolin

"Evangelista apasionado de la comida. Especialista típico en la cultura pop. Organizador. Pionero de la cerveza. Fanático de los viajes aficionado. Defensor del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.