Docentes y alumnos luchan con las clases en línea en Chile

SANTIAGO, Chile (AP) — Marcela García imparte clases de ciencias sentada sobre tres cojines colocados en una silla de su comedor en la capital chilena, mientras muchos de sus alumnos la escuchan desde sus camas porque ambos lados carecen de un amplio espacio para la educación a distancia traída por la pandemia del coronavirus.

Docentes y alumnos han tenido que iniciar clases en línea sin preparación y muchos sin las herramientas para dar o recibir educación a distancia, lo que según expertos ha tenido un impacto negativo en el aprendizaje en Chile y en otros países de América Latina.

Marcela, de 46 años, madre de dos hijos, enseña en San José de Puente Alto, una escuela privada para niños vulnerables administrada por una fundación en uno de los barrios más grandes y pobres de la capital chilena. El barrio suele reportar el mayor número de infecciones por coronavirus entre los 52 distritos del gran Santiago.

Sus 405 estudiantes se dividen en nueve cursos universitarios. Casi todos los estudiantes son pobres y muchos de sus padres no usan internet ni siquiera computadoras, por lo que los niños tienen que trabajar sin su ayuda.

“La mayoría de ellos toman las lecciones en su cuarto, sentados en la cama”, dijo García a The Associated Press. “Los niños aquí no tienen espacio, a veces comparten unos metros cuadrados con sus hermanos, con su familia, o viven en condiciones de hacinamiento”.

García, su maestra, también carece de espacio para enseñar en el departamento que comparte con sus hijos y su padre en el centro de Santiago. “Estoy sentado en una silla en el comedor. Incluso con las tres almohadas que le puse, termino con la espalda magullada y los pies hinchados. A veces mis manos también se hinchan.

“Mi hijo está actualmente cinco exámenes atrasados ​​porque no he tenido tiempo de sentarme con él a hacer su tarea porque paso todo el día con mis alumnos”, dijo.

Su hijo menor, Eduardo, de 7 años, comparte una vieja computadora con su hermana Sofía, de 21 años, que está en la universidad. Eduardo toma su clase en línea por la mañana, pero cuando Sofía tiene un examen o un trabajo de la universidad al mismo tiempo, pierde sus clases.

García dice que una familia con dos niños en su escuela solo tiene una computadora y no tiene celular.

“¿Qué están haciendo? Un día se conecta uno y el otro día el otro y así se turnan durante días. No están en cada clase ni cada hora”, dijo. Los estudiantes fuera de línea reciben una guía escrita con temas y preguntas. y enviar cuadernos completos a la escuela una vez al mes.

García y varios de sus compañeros maestros usan computadoras prestadas por la escuela porque las suyas eran demasiado lentas para enseñar. La escuela también prestó tabletas a los estudiantes, pero no había suficientes para todos. Algunos asisten a clases con teléfonos celulares.

La mayoría de sus alumnos no activan sus cámaras durante sus lecciones en línea “no porque no quieran, sino porque a menudo les da vergüenza mostrar su casa, los lugares donde viven”, dijo García.

Los organismos internacionales coinciden en que los estudiantes aprenden menos con los cursos en línea, especialmente aquellos con problemas de conectividad.

Un estudio oficial sobre lo que aprendieron los estudiantes de secundaria chilenos en 2020 en las lecciones de lectura en línea mostró que ninguno alcanzó ni el 60% de los conocimientos necesarios para aprobar la materia y esta cifra se redujo al 47% en matemáticas.

“Estamos ante un terremoto en el campo de la educación y las réplicas se sentirán por años”, dijo el ministro de Educación de Chile, Raúl Figueroa.

En la segunda mitad del año pasado, el número de materias impartidas en la escuela de García se redujo a la mitad.

Esto significa que los estudiantes “aprenden más, al menos en mi caso” porque con menos material para cubrir “me permite explicar y desarrollar más el contenido”, dijo.

Dijo que en las cuatro semanas que su escuela tuvo clases presenciales -dos en marzo del año pasado y dos este año- “estuvimos a tope con dos o tres grupos rotativos”. Dijo que los niños quieren ir a la escuela porque tienen problemas de conectividad o “porque sienten que están aprendiendo menos en casa”.

García dijo que la conexión en línea también hizo que la comunicación con los padres fuera “muy difícil”.

Ella dijo que tenía que llamar a sus estudiantes y sus familias por teléfono celular para saber cómo estaban.

Ellos “tienen mi número de móvil y me llaman a cualquier hora, y me envían mensajes de texto los sábados y domingos. Es un aluvión de preguntas. No piensan que nosotros (los maestros) también tenemos una familia, que queremos descansar”, dijo con voz cansada.

Feliciano Antolin

"Evangelista apasionado de la comida. Especialista típico en la cultura pop. Organizador. Pionero de la cerveza. Fanático de los viajes aficionado. Defensor del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.