El Paso se esfuerza por sacar a los migrantes de las calles y les ofrece viajes en autobús gratis

EL PASO — Nota del editor: Esta historia contiene lenguaje explícito.

Poco después de que una camioneta de la Patrulla Fronteriza dejara en el centro a Albeleis Arteaga, su esposa y su bebé de 4 meses un lunes reciente por la noche, comenzó a llover. Arteaga y su familia no sabían a dónde ir, por lo que se unieron a decenas de otros migrantes, en su mayoría venezolanos, que dormían afuera junto a una estación de autobuses alquilada.

La pareja había pasado casi dos meses viajando con su bebé desde Chile hasta la frontera entre Texas y México, pasando por el traicionero Tapón del Darién en Sudamérica. Ahora estaban usando sábanas prestadas para protegerse de la lluvia mientras intentaban dormir. Pero las sábanas empapadas dificultaron el descanso, dijo Arteaga.

“Si tuviera el dinero en este momento, no estaría aquí para apoyar esto para mi familia”, dijo Arteaga, de 29 años, vestido con pantalones de chándal y una camiseta negra, sentado en una acera, apoyado contra un edificio de ladrillo abandonado. “Mi cabeza está palpitando sin saber qué hacer a continuación o cómo salir de aquí”.

A menos de dos semanas del final del año fiscal federal, los encuentros entre migrantes y agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera entre Estados Unidos y México ya han superado los 2 millones, un nuevo récord. Según las estadísticas del gobierno federal, los funcionarios de inmigración se encontraron con casi 154.000 venezolanos a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México en los primeros 11 meses de este año fiscal, un aumento del 216 por ciento con respecto a todo el año anterior.

En las últimas semanas, los venezolanos han llegado en cantidades crecientes a la región de El Paso-Ciudad Juárez. Los refugios están tan llenos en El Paso que los agentes de la Patrulla Fronteriza han dejado a los migrantes en las calles. Los migrantes que son aprehendidos o que llegan a la frontera son procesados ​​y detenidos mientras los oficiales determinan si pueden ser enviados a México bajo la orden sanitaria de emergencia conocida como Título 42.

Pero los venezolanos no pueden cruzar la frontera porque están en la lista de nacionalidades que México no aceptará. Y no pueden ser deportados a su país porque Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con Venezuela en 2019. En cambio, son liberados en albergues locales.

Pero sin un lugar en los albergues, en las últimas dos semanas decenas de migrantes han dormido en la acera junto a la estación de autobuses, muchos de ellos en pantalones de chándal, camisetas cubiertas de tierra y sandalias. Algunos tienen carpas donde pueden resguardarse del sol y la lluvia. El área, justo al sur de un estadio de béisbol donde juega el equipo de béisbol de ligas menores El Paso Chihuahuas, huele a olor corporal, orina y “como si alguien hubiera hecho caca”, como dijo la esposa de Arteaga.

Los buenos samaritanos y los voluntarios de los grupos de ayuda locales viajan al sitio para donar agua embotellada, sándwiches, bolsas de papas fritas y ropa a los migrantes.

El número creciente hizo que la ciudad se apresurara a responder. El Paso abrió un centro de recepción hace casi un mes para ayudar a algunos migrantes a encontrar alojamiento en hoteles locales hasta que puedan ser transportados a su destino final.

Desde el 23 de agosto, la ciudad ha alquilado al menos 60 autobuses para llevar a casi 3000 inmigrantes a Nueva York y Chicago. El Paso tiene un contrato de $2 millones con una compañía de autobuses chárter para proporcionar hasta cinco autobuses por día para transportar a los inmigrantes fuera de la ciudad. Le pedirá al gobierno federal que le reembolse los viajes en autobús.

“Lo que estamos haciendo aquí en la ciudad de El Paso es seguir preocupándonos por el individuo”, dijo el subgerente de la ciudad de El Paso, Mario D’Agostino, durante una entrevista en una conferencia de prensa la semana pasada. “Son seres humanos, vienen de nuestra comunidad y es parte de su viaje”.

Cientos de migrantes se reunieron dentro del centro de recepción a fines de la semana pasada, cargando sus teléfonos móviles para poder llamar a sus familiares o haciendo cola para abordar autobuses chárter. Ángel Morano, un joven de 21 años que también huyó de Venezuela, esperó con impaciencia afuera a que los funcionarios de inmigración dejaran a dos amigos que habían viajado con él a la frontera. Dijo que dejó su país porque era difícil ganarse la vida, pero extrañaba a sus padres.

“Fue difícil decir adiós porque no es fácil dejar atrás a tu familia sabiendo que no podrás verlos por mucho tiempo”, dijo.

Venezuela ha estado atravesando disturbios sociales y turbulencias políticas desde 2014, cuando la economía del país, que depende en gran medida de ingresos petroleros – comenzó a desmoronarse. Lo que solía ser uno de los países más ricos de América Latina se ha sumido en el caos debido a la caída de los precios del petróleo, la corrupción política y la Sanciones estadounidenses contra las industrias petrolera y minera del país y Banco Central de Venezuela. Las sanciones apuntan a derrocar al presidente del país, Nicolás Maduro, quien ha sido acusado de fraude electoral, abusos contra los derechos humanos y liderazgo de un gobierno autoritario.

En consecuencia, 7 millones Los venezolanos han huido, más de una quinta parte de la población del país -el mayor desplazamiento de personas en el hemisferio occidental- para buscar trabajo y seguridad en otros países sudamericanos y Estados Unidos.

El Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. y otras agencias federales “continúan trabajando con México y otros países de la región para abordar los desafíos migratorios en todo el hemisferio occidental”, dijo Carlos Rivera, vocero de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. “En El Paso, CBP [Customs and Border Protection] reúne a un importante número de migrantes cubanos y venezolanos que han huido de los regímenes represivos y autoritarios de estos países.

Cuerpos en el sendero de la jungla

Al crecer en Venezuela, dijo Arteaga, la vida era estable. Su madre trabajaba en la limpieza de casas y su padre era barrendero, mientras él jugaba baloncesto en el equipo de su escuela secundaria y viajaba por todo el país para participar en torneos. Jugaba en posición de tiro y era hincha de los Chicago Bulls.

De adulto, consiguió trabajo como albañil, construyendo casas. Luego conoció a su esposa, Daniela Arias, de 25 años, quien al igual que él tuvo un hijo de una relación anterior. Después del colapso de la economía venezolana, la pareja se mudó a Chile, donde continuaron trabajando en la construcción y donde nació su hijo. Arteaga pudo ahorrar $1,500, dinero que planeaba usar para regresar a Venezuela y abrir una pequeña tienda de comestibles.

Su familia en Venezuela lo disuadió, diciéndole que el país todavía estaba en problemas y que no debería regresar. A principios de agosto, la pareja decidió irse al norte con el bebé, entonces de 2 meses. Decidieron irse como La economía de Chile se ha deteriorado, dijo.

“Gracias a Dios salió con vida”, dijo Arteaga mientras cargaba a su hijo, que dormía sobre una funda de almohada debajo de un árbol al lado de la estación de autobuses.

Después de salir de Chile, la familia viajó siete países durante un mes y medio para llegar a El Paso. Cruzaron desiertos desde Perú hasta Colombia, dijo, luego cruzaron el Tapón del Darién, un tramo sin caminos de 66 millas de selva, montañas y ríos entre Colombia y Panamá. Dijo que no habían contratado un guía y que habían seguido a un grupo de lo que supuso eran otras 200 personas.

Arteaga dijo que vio a personas desorientadas que quedaron atrás o separadas de sus familiares. Vio dos cuerpos, que asumió eran migrantes que murieron durante el viaje. Durante todo el trayecto cargó con una jarra de agua de 5 litros y una mochila llena de pan, atún en lata y sopa instantánea que preparó encendiendo un fuego para hervir agua. Arias cargó al bebé, que tenía 2 meses, durante toda la caminata.

Por la noche, la familia durmió en una tienda de campaña y continuó caminando temprano en la mañana a través del calor de la jungla sobre un terreno resbaladizo y fangoso.

“No podías cansarte”, dijo Artega. “Tenías que encontrar la voluntad para continuar, de lo contrario te quedarías atrás y morirías”.

Les tomó siete días cruzar la selva y llegar a un camino en Panamá.

No todos los países aceptaron sus pasaportes venezolanos, por lo que en algunos casos pasaron los controles de inmigración, dijo.

La familia finalmente llegó a México, donde usaron el poco dinero que les quedaba para tomar autobuses hasta llegar a Ciudad Juárez. Cruzaron el Río Grande y se entregaron a los agentes de la Patrulla Fronteriza, pidiendo asilo.

Después de dos días bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, fueron liberados un lunes lluvioso por la noche la semana pasada. A la mañana siguiente, fueron a un refugio local, que los ayudó a ingresar en un autobús chárter financiado por El Paso a Nueva York, donde la pareja tenía amigos de Venezuela que emigraron a principios de este año.

El martes, pasaron la mayor parte del día en el campamento de migrantes improvisado.

Al día siguiente, dijo Arteaga, se unieron a decenas de otros migrantes en el autobús fletado desde el centro de recepción de migrantes de la ciudad.

El viernes por la noche llegaron a Nueva York. En los últimos días, dice, ha estado caminando por la ciudad en busca de trabajo.

Arteaga dijo que estaba ansioso por comenzar una nueva vida. Dijo que aceptaría cualquier trabajo disponible y espera enviar dinero a su familia en Venezuela. Tiene puestas sus esperanzas en el asilo: quiere criar a su hijo en los Estados Unidos para que pueda recibir una buena educación y jugar al baloncesto como lo hacía cuando era pequeño.

“Simplemente no puedo imaginar volver a Venezuela”, dijo.

El Festival del Tribuno de Texas ya casi esta! De jueves a sábado, del 22 al 24 de septiembre, en el centro de Austin, los asistentes al TribFest disfrutarán de tres días repletos de eventos, conversaciones y paneles inspiradores con más de 350 grandes nombres, incluidos Chris Bosh, Pete Buttigieg, Liz Cheney, Annette Gordon-Red y muchos más. más. Únase a nosotros para el evento político y político más grande de Texas cuando compra tus boletos hoy.

Este artículo apareció originalmente en La tribuna de Texas a https://www.texastribune.org/2022/09/20/migrants-el-paso-texas-shelter/.

El Texas Tribune es una sala de redacción no partidista apoyada por miembros que informa e involucra a los tejanos sobre política y política estatal. Obtenga más información en texastribune.org.

Alisa Garces

"Amante de la cultura pop. Fanático del tocino. Escritor sutilmente encantador. Amigo de los animales en todas partes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.