Hacer tamales trae recuerdos de vacaciones

A principios de este mes, Mesa Redonda Gina Castro aprendió a hacer tamales con expertos locales. Controlar la receta de Rocío Mancer para hacer tus propios tamales en estas fiestas.

Algunos evanstonianos curiosos y yo llegamos (un poco demasiado hambrientos) en una noche de invierno de diciembre, listos para aprender el arte de hacer tamales con expertos locales. Entre nuestras instructoras, Rocio Mancer y María Rosario Mendoza, yacen generaciones de recetas de tamales mexicanos.

Mancer y Rosario Mendoza forman parte de las Promotoras Latinas de Evanston, un grupo de mujeres que trabajan en la salud comunitaria, específicamente en un proyecto para promover la sanación racial en la ciudad.

Los tamales son uno de los platillos mexicanos más tradicionales. Se remontan al 8000 a. C. (o incluso antes). A lo largo de los siglos, se han devorado variaciones de este plato sabroso, o a veces dulce, en toda América Latina y más allá. Los tamales generalmente contienen masa de maíz y se pueden rellenar prácticamente con cualquier cosa, desde pollo o cerdo hasta muchas verduras como papas, chiles y zanahorias.

La verdad es que tengo más experiencia comiendo tamales que haciéndolos. Pero tengo experiencia haciendo pasteles, tal vez una hermana de tamales. Para hacer pasteles, mi familia puertorriqueña mezcló plátanos y raíz yautia hasta que quede cremoso para nuestra masa. Luego agregamos nuestro relleno de carne, generalmente cerdo (hasta que me hice vegetariano y comencé a usar frijoles), y los envolvimos en hojas de plátano.

Las similitudes entre los tamales y los pasteles se hicieron más claras para mí cuando me uní a la clase de cocina de tamales de Mancer y Rosario Mendoza en la cafetería de la escuela Papa Juan XXIII el 17 de diciembre.

Las Promotoras (de izquierda a derecha, Rebeca Mendoza, Rocio Mancer, Cynthia Lara, María Rosario Mendoza, Elizabeth Bruno, Dominga Leon, Nazarie De Jesús) continuaron cocinando hasta la 1 a. m. preparando un brunch estilo mexicano para la recaudación de fondos anual de Evanston Latinos en diciembre 21 18 Crédito: gina castro

Mancer comenzó a cocinar tamales con su madre y su abuela a los 11 años en Guanajuato, México. Se reunían para cocinar tamales para Navidad, el Día de la Madre y todas las ocasiones especiales intermedias. El proceso de aproximadamente tres horas provocó conversaciones y muchas risas, dijo Mancer.

“Veía todas las recetas tanto de mi abuela como de mi madre y de todos en la cocina”, dijo Mancer.

Joan Monedero

"Pensador aficionado. Emprendedor. Adicto a la cerveza incurable. Experto general en tocino. Adicto a la comida extrema".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *