Para el referéndum constitucional de Chile, los votantes moderados son clave

El 4 de septiembre, los chilenos votarán para aprobar o rechazar una nueva constitución propuesta. Hace un año, el camino hacia la aprobación de la nueva constitución parecía claro, pero ahora el resultado de la votación es muy incierto.

Las encuestas han mostrado consistentemente que los votantes están probable que rechace la nueva constitución. Pero el referéndum será el primero realizado en Chile con voto obligatorio en los últimos diez años, lo que deja un interrogante sobre qué influencia tendrá esto en la participación y cómo podría afectar el resultado la posible inclusión de nuevos votantes. En un contexto donde todo parece frágil, incluso las propias preferencias políticas, el resultado es difícil de predecir.

Una nueva constitución fue la solución ofrecida por la élite política de Chile tras las protestas de 2019, en medio de la peor crisis desde el retorno a la democracia. Si bien las instituciones políticas del país estaban en su punto más bajo, mostraron fortaleza para encontrar un acuerdo y definir una salida a la crisis. En una votación posterior, el 78 % de los votantes apoyó la redacción de una nueva constitución y el 79 % dijo que una convención constitucional electa debería redactarla.

Los trabajos de la Convención Constituyente comenzaron el 4 de julio de 2021, con grandes expectativas. Un estudio realizado por Espacio Público muestra cómo ha cambiado la opinión pública en el último año.

La esperanza y la alegría reinaron durante la primera mitad de los trabajos de la Convención. Pero cuando comenzó la discusión sobre el documento final y los escándalos golpearon a la Convención, eso cambió. A finales de julio, al sentimiento de esperanza se había sumado la incertidumbre y la desconfianza.

Esta incertidumbre tiene múltiples causas, entre ellas algunos factores ajenos al debate constitucional. Chile enfrenta una inflación excepcionalmente alta, impulsada tanto por fuerzas internacionales como locales, lo que ha dificultado la vida de los chilenos vulnerables que ya se están recuperando de la pandemia. Las preocupaciones por la seguridad también han aumentado, ya que los homicidios aumentó en casi un 30% durante el primer semestre de 2022.

Es una paradoja que esta oportunidad de gran cambio regulatorio e institucional haya surgido justo cuando crece la sensación de inseguridad material y física, una tendencia cuyo precedente inmediato no es solo la pandemia sino las propias protestas de 2019. misma.

Un electorado más moderado

La mayoría de los chilenos no apoya específicamente ninguna de las opciones, aprobar o rechazar, que aparecerán en la papeleta, porque la última encuesta realizado por Espacio Público e IPSOS mostró. No muchos grupos quieren que el nuevo borrador se implemente sin cambios, ni hay muchos que quieran mantener la carta actual, que data de 1980, sin cambios.

La mayoría se divide entre los que apoyan la aprobación de la nueva constitución y los cambios a corto plazo, y los que apoyan el rechazo de la nueva constitución y la aceptación de los cambios a la carta vigente en su lugar. Este hecho contradice la idea de que la discusión en Chile está polarizada entre los extremos y sugiere que el lado que quiere ganar debe proponer los cambios que quiere hacer con anticipación.

Ambas partes ahora han tratado de hacerlo. Hace unas semanas, los partidos de derecha (UDI, RN y Evopoli) presentaron un documento reiterando su posición de rechazo al nuevo proyecto pero afirmando que Chile necesita un nuevo texto constitucional. Bien que le document présente des points plus généraux, il établit des engagements pertinents, notamment l’engagement pour un État de droit social qui garantit les droits sociaux, qui a été discuté en 2005 lors de la réforme constitutionnelle menée par Ricardo Lagos mais combattu par la derecha. Pero las partes no especificaron cómo se llevarían a cabo las discusiones sobre una nueva constitución si ese proyecto fuera rechazado.

Para las fuerzas que apoyaban al lado de Aprobar, llegar a un acuerdo tomó más tiempo. El presidente Boric tuvo que instar públicamente a los partidos de su coalición a hacerlo. No fue sino hasta el 11 de agosto, menos de un mes antes de la votación, que se firmó un acuerdo que delineaba los cambios que se harían a la constitución si se aprobaba.

El acuerdo confronta las dudas generadas por la nueva constitución, poniendo en el centro de la conversación los cambios más importantes que propone -temas como la idea de un estado social, el reconocimiento de los derechos colectivos indígenas, la protección del medio ambiente y la énfasis en el género que se siente a lo largo del texto.

Durante la campaña, estos temas preocuparon al electorado y las interpretaciones muy diferentes sobre temas controvertidos dificultaron las cosas para la campaña Aprueba.

Los asuntos indígenas han demostrado ser particularmente complejos, incluidas las disposiciones sobre plurinacionalismo, justicia indígena y seguridad pública. Parte del problema es que el proyecto de constitución no especifica cuáles son las implicaciones exactas de sus disposiciones sobre estos asuntos. Se dejó que el Congreso decidiera, pero el acuerdo ayuda a aclarar cómo serán esas decisiones, ya que el acuerdo describe cómo votarán los partidos gobernantes en el futuro.

Pero quizás la pregunta más importante planteada por el acuerdo de la campaña Aprobar es si llegó a tiempo para marcar una diferencia en el resultado.

El otro gran desafío para el referéndum es que la fortuna de la campaña de aprobación está ligada a la evaluación del gobierno del presidente Boric, un área donde hay margen de mejora. Paradójicamente, el principal desafío de este gobierno progresista es brindar certidumbre. El desafío es trazar un itinerario político que responda a demandas populares no resueltas que han sido completamente desatendidas por la clase política. Les tâches à court et à moyen terme doivent être gérées simultanément : l’insécurité physique et économique doit être combattue énergiquement, mais en même temps, le gouvernement doit rechercher des accords répondant à des problèmes complexes et en suspens tels que les retraites et les soins de salud.

Poco está claro sobre lo que sucederá después del 4 de septiembre, pero una victoria de la campaña Reject representaría un duro revés para el gobierno y continuaría la discusión sobre la mejor manera de asegurar una nueva constitución. Si Aprueba gana, el principal desafío será asegurar que el proceso de implementación del nuevo texto incluya a todas las principales fuerzas políticas del país, y asegurar que los aspectos técnicos y políticos se complementen entre sí.

Mundaca es director ejecutivo de Espacio Público, un think tank chileno. Anteriormente trabajó en el Departamento de Inmigración de Chile bajo la segunda administración de Michelle Bachelet.

Palabras clave: Chile, constitución chilena, referéndum chileno, Gabriel Boric

¿Te gusta lo que lees? Suscríbete a AQ para más.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de Trimestral de las Américas o sus editores.

Feliciano Antolin

"Evangelista apasionado de la comida. Especialista típico en la cultura pop. Organizador. Pionero de la cerveza. Fanático de los viajes aficionado. Defensor del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.