¿Qué pasó con la nueva constitución chilena?

A principios de este mes, solo el 38% de los chilenos votaron a favor de la nueva constitución del país. Esa es una caída significativa en el apoyo desde 2020, cuando el 78% de los votantes en un referéndum de octubre votaron a favor de redactar una nueva constitución. ¿Por qué el apoyo para reemplazar la constitución de la era de Pinochet en Chile se redujo a la mitad entre 2020 y 2022?

La opinión pública se enfadó con la nueva constitución en medio de desinformación campañas y afirma que la carta fue demasiado a la izquierda. Y el presidente chileno Gabriel Boric, quien respaldó la constitución, dijo números de aprobación decrecientes. En las semanas previas al referéndum, los votantes parecían más sensibles a las reacciones negativas que a las positivas. información sobre la constitución.

Políticos millennials sacuden América Latina. Así es como se diferencian de la vieja guardia.

Pero un cambio importante en las reglas electorales también influyó en el resultado. Votar en 2020 fue voluntario, pero el gobierno anunció que votar en 2022 sería obligatorio, por lo que la participación aumentó del 51 % al 86 %. El voto obligatorio inclinó la balanza en contra de la nueva constitución al estimular la participación de votantes menos interesados ​​que tenían más probabilidades de votar por el statu quo y rechazar la nueva constitución.

Por supuesto, el aumento de la participación no se puede atribuir por completo a la regla del voto obligatorio. Es probable que la nueva constitución fracase de cualquier manera, pero probablemente no por márgenes tan dramáticos.

Protestas en Chile ayudan a producir convención constitucional

La constitución actual de Chile fue redactada en 1980, bajo la dictadura del general Augusto Pinochet. El régimen militar diseñó la constitución para consolidar una democracia limitada donde los partidos de derecha y los militares conservaron el derecho de veto. Una serie de cambios importantes en 2005 eliminaron algunos de los principios más antidemocráticos, pero quedaron muchas deficiencias.

En 2019, la frustración con las instituciones conservadoras de Chile se desbordó y estallaron protestas masivas en todo el país luego de un aumento en las tarifas del transporte público. el federador tema fue un llamado a la “dignidad” y oposición a las élites políticas del país. Después de un mes de agitación, casi todos los partidos políticos en el Congreso acordaron convocar un referéndum sobre si Chile debería adoptar una nueva constitución.

En octubre de 2020, los ciudadanos votaron para iniciar el proceso constitucional. Y en mayo de 2021, los votantes eligieron una convención constitucional para redactar la nueva carta, que incluía la paridad de género y la representación garantizada de los pueblos indígenas.

¿Ha cambiado la actitud de los votantes?

Parte de la disminución del apoyo a la nueva constitución de Chile puede haber sido inevitable. Es más fácil conseguir apoyo para una idea abstracta que para una propuesta concreta. Una vez que la convención constitucional presente un borrador real, los opositores podrían criticar el proceso de redacción y el contenido específico, como la declaración de Chile como “plurinacional” país.

En América Latina, ciudadanos y gobiernos chocan por el pasado autoritario de su país

Y los votantes fueron más sensibles a las formulaciones negativas de la constitución que a las formulaciones positivas. A estudiar realizado en Chile en agosto encontró que redactar la constitución de manera negativa, lo que sugiere que era demasiado extrema y divisiva, aumentó la oposición. Pero enmarcar la constitución en términos positivos, sugiriendo que era un documento razonable y consensuado, no logró impulsar el apoyo. Este estudio se realizó a través de un panel de Netquest en línea de 1204 encuestados, una muestra de encuesta diseñada para ser representativa a nivel nacional.

La confianza en la convención constitucional disminuyó en medio de escándalos y una percepción de que el trabajo de la convención era demasiado polarizante. Centro de Estudios Públicos (CEP) encuestas en 2021 y 2022 muestran que a medida que se acercaba el referéndum, los ciudadanos se volvieron más pesimistas acerca de si la nueva constitución mejoraría las cosas, como se muestra en la siguiente figura.

Por qué la asistencia en 2022 no se vería como en 2020

Junto con el declive de la opinión pública, los patrones de participación también han cambiado. El abrumador apoyo a una convención constitucional en 2020 reflejó, en parte, una asimetría en la movilización. Los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil de izquierda y centro izquierda se unieron a favor de redactar una nueva constitución, mientras que los de derecha se dividieron.

El partidismo es débil en Chile, pero permanece movilizar votantes cuando las partes envían pistas claras sobre su resultado preferido. En 2020, los chilenos de izquierda informaron tener tasas de participación mucho más altas que los chilenos de derecha, por un margen de 17 puntos. Esta gran brecha ideológica en la participación declarada fue inusual para Chile

Pero mientras la derecha estaba dividida al redactar una nueva constitución en 2020, se unió contra ella en 2022. La izquierda permaneció unida a favor de la constitución, pero el centro izquierda ahora está dividido.

A la luz de las actitudes negativas generalizadas hacia los partidos políticos, las organizaciones no gubernamentales formadas por ciudadanos ocuparon un lugar central en 2022. Ambas campañas buscaban atraer a votantes moderados y no ideológicos. Incluso si la votación no fuera obligatoria en el referéndum de este mes, los votantes probablemente habrían resultado en niveles relativamente uniformes en todo el espectro ideológico, pareciéndose más a 2017 que a 2020.

El voto obligatorio no ayudó a la nueva constitución

El voto obligatorio probablemente inclinó la balanza en contra de la nueva constitución. Cuando la votación es voluntaria, los votantes indecisos a menudo se quedan en casa. Pero cuando el voto es obligatorio, tienden a votar a favor del statu quo — en este caso, contra la adopción de una nueva constitución.

Esta tendencia también ayuda a explicar por qué las encuestas han subestimado el margen de derrota. En las últimas semanas de la campaña, parte superior de la línea números de boletas señaló una victoria del “No” con una ventaja de 12 puntos. Pero los primeros resultados esconden una estadística importante: el número de votantes indecisos.

¡No se pierda ninguno de los análisis inteligentes de TMC! Suscríbete a nuestro boletín.

En estas encuestas, el 13% de los encuestados dijo que aún no sabía cómo votaría a medida que se acercaba el referéndum. Si los votantes indecisos votaran “no” en una proporción de cuatro a uno, los resultados de la encuesta se alinearían exactamente con el resultado, donde el 62% votó a favor de rechazar la nueva constitución.

A pesar de la contundente derrota, el proceso no se detendrá ahí. Muchos de los que votaron “No” quieren una nueva constitución, pero no esta constitución.

en un discurso Tras reconocer la derrota de la constitución que apoyó, el presidente Boric elogió el proceso democrático y la amplia participación. Inmediatamente habló de un nuevo camino a seguir en los esfuerzos para reemplazar la carta de la era de la dictadura de Chile, centrándose en construir un consenso más amplio en el próximo proceso constitucional. Queda por ver cómo será ese proceso.

Profesores: Consulte las últimas guías de temas de TMC para su clase.

Lautaro Cella (@lautarocella) es candidata a doctorado en ciencias políticas en la Universidad de Chicago.

Eli Raú es becario postdoctoral en el Proyecto de Opinión Política de América Latina en la Universidad de Vanderbilt.

Feliciano Antolin

"Evangelista apasionado de la comida. Especialista típico en la cultura pop. Organizador. Pionero de la cerveza. Fanático de los viajes aficionado. Defensor del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.