Sospechoso de secuestro pierde 3 años de guerra contra extradición a Chile

CANBERRA, Australia — Una mujer chilena de 69 años buscada por secuestro durante la dictadura militar de Augusto Pinochet en la década de 1970 enfrenta la extradición de Australia luego de que un tribunal cerrara su última opción de apelación.

Adriana Rivas había apelado ante el tribunal supremo de Australia después de que tres jueces del Tribunal Federal rechazaran por unanimidad en noviembre su apelación contra la extradición a su país de origen.

Pero el Tribunal Superior emitió el lunes un certificado que dice que su solicitud de apelación se consideró abandonada debido a fallas procesales no especificadas por parte de su abogado.

Rivas libró una batalla de tres años contra la extradición por secuestrar a siete personas en 1976 y 1977, incluido el líder del Partido Comunista Víctor Díaz y la miembro del partido Reinalda Pereira, quien estaba embarazada de cinco meses.

Rivas fue ayudante de Manuel Contreras, jefe de la policía secreta DINA durante la dictadura de Pinochet. Rivas niega haber conocido a las presuntas víctimas, que nunca han sido encontradas.

El final del proceso legal allana el camino para que el Fiscal General de Australia dé el paso final de aprobación de la extradición.

Pero el gobierno ha estado en modo interino desde que se convocó a elecciones el 10 de abril. La decisión de extradición probablemente la tomará quien se convierta en fiscal general después de las elecciones del 21 de mayo.

La oficina de la procuradora general Michaelia Cash dijo en un comunicado el martes que sería inapropiado que ella comentara sobre el caso de Rivas porque “este proceso aún no ha finalizado”.

El Fiscal General debe permitir un tiempo razonable para considerar todos los argumentos en contra de la extradición que Rivas quiere presentar.

La abogada chilena Adriana Navarro, abogada de las víctimas de Pinochet en Sydney, dijo que sospechaba que Rivas esperaba retrasar el proceso del Tribunal Superior obteniendo una prórroga.

“Obviamente las familias no van a aguantar esto”, dijo Navarro.

Navarro dijo que Rivas podría potencialmente pedirle a un tribunal que revise la decisión de un fiscal general de enviarla de regreso a Chile.

“Ella solo podría hacer eso si pudiera probar que las razones de la decisión del fiscal general no son legalmente razonables y eso sería muy difícil de hacer”, dijo Navarro.

Los abogados de Rivas argumentaron que ella no era agente de la DINA y que su trabajo era mundano. Sus deberes incluían recoger la ropa, preparar café y traducir, dijeron.

También argumentaron que las presuntas víctimas fueron detenidas luego de arrestos, no secuestradas, y que estas acciones fueron realizadas por el Estado, no por un individuo.

Rivas se mudó a Australia en 1978 y fue detenida en Chile mientras visitaba a su familia en 2006. Fue liberada después de unos meses de libertad condicional y huyó a Australia en 2009.

Vivía tranquilamente en los prósperos suburbios del este de Sydney, trabajando como niñera y ama de llaves a tiempo parcial hasta su arresto en febrero de 2019 por una orden de extradición de la Corte Suprema de Chile.

Se convertiría en la primera persona extraditada entre Australia y Chile.

Feliciano Antolin

"Evangelista apasionado de la comida. Especialista típico en la cultura pop. Organizador. Pionero de la cerveza. Fanático de los viajes aficionado. Defensor del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.