Venezolanos detenidos en Panamá por cambio de política de EE.UU.

CIUDAD DE PANAMA — Con sueños vacíos y manos vacías, cientos de VenezuelaLos migrantes están varados en la capital panameña en busca de un camino a casa después de sobrevivir cruzando el Tapón de Darién para descubrir que un cambio de política en los Estados Unidos les ha cerrado la frontera.

En un depósito que el gobierno convirtió para albergarlos en el centro de la ciudad de Panamá, los venezolanos contaron cómo quedaron devastados por la noticia mientras salían de la densa selva que separa a Panamá y Colombia.

A principios de este mes, la administración Biden anunció que aceptaría hasta 24.000 venezolanos en los aeropuertos y devolvería a los que intentaran cruzar la frontera suroeste a México. El cambio de política cerró la puerta a los solicitantes de asilo venezolanos, muchos de los cuales estaban previamente en libertad condicional en los Estados Unidos.

Jorge Lizcano, un venezolano de 31 años que había salido de Táchira con un grupo de 17 personas, entre ellos su hermano, un primo y un amigo, dijo que llegaron a un campamento en Panamá cerca de la costa caribeña cuando recibieron la primera señal del cruzando e inmediatamente confrontado con la noticia del cambio.

“Encendimos nuestros celulares para avisar a la familia que estábamos bien y… la única noticia que nos llegó fue que habían cerrado la frontera, que ya no había más oportunidades”, dijo Lizcano. “Nos destruyó”.

Decidieron seguir adelante, con la esperanza de que para cuando salieran de la jungla las noticias hubieran cambiado. “En ese momento no lo creíamos, pensábamos que era mentira. Empezamos a llamar a los padres en Estados Unidos, en Chile y dijeron que sí, que era verdad. En ese momento, bajamos la cabeza, lloramos.

El grupo finalmente llegó a un campamento de las Naciones Unidas.

La mitad del grupo llegó el lunes al albergue de la capital, que está a cargo del consulado de Venezuela. El hermano, primo y amigo de Lizcano ya regresaron a Venezuela en vuelos. Lizacano estaba esperando un vuelo humanitario porque se había quedado sin dinero y esperaba poder pasar las vacaciones con su esposa e hijos.

“La única opción es regresar a Venezuela y enfrentar la realidad… lo bueno es que mi mamá, mi papá, mis hijos están esperando allá y creo que eso es algo que me va a ayudar a salir adelante. Todos perdimos lo poco que tenido.

Unos 900 venezolanos han regresado en vuelos chárter desde Panamá desde el cambio en la política estadounidense, según el Servicio Nacional de Migración de Panamá. El gobierno venezolano cobra $280 por los vuelos de regreso, según los migrantes entrevistados en el albergue. Aquellos que no pueden esperar que las organizaciones no gubernamentales cubran los costos.

Según datos del gobierno, unos 206.000 migrantes cruzaron el Tapón de Darién este año, incluidos 170.000 venezolanos.

El cambio de política de EE. UU. fue impulsado por un aumento en el número de venezolanos que llegan a la frontera de EE. UU. que los colocó en segundo lugar entre los mexicanos este año. En septiembre, los agentes fronterizos de EE. UU. informaron de casi 34.000 encuentros con venezolanos, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.

Funcionarios estadounidenses y mexicanos dieron la primera actualización del programa el viernes pasado: se estaban procesando 7.500 solicitudes y los primeros 100 venezolanos habían recibido autorización para volar. Los funcionarios de la administración de Biden dijeron que alrededor de 150 venezolanos cruzan la frontera diariamente desde México, frente a los 1200 antes de que se anunciara la política el 12 de octubre.

Los primeros cuatro venezolanos en libertad condicional en Estados Unidos llegaron el sábado, dos de México, uno de Guatemala y uno de Perú, y cientos más recibieron autorización para volar, dijo el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El programa, que requiere un registro previo en línea y que los solicitantes tengan un patrocinador en los Estados Unidos, es similar a uno establecido para los ucranianos a principios de este año.

José Gregorio Báez, un venezolano de 24 años de Carabobo, dijo que estaba cruzando a Nicaragua cuando se enteró del cambio de política y avanzó hacia la frontera con Guatemala cuando finalmente se dio por vencido.

“No seguí porque significaba seguir perdiendo dinero, porque con la noticia de que habían cerrado (la frontera) allá, decidí que era mejor regresar y ahora estoy buscando un vuelo de regreso”.

Joan Monedero

"Pensador aficionado. Emprendedor. Adicto a la cerveza incurable. Experto general en tocino. Adicto a la comida extrema".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *