Volar juntos nos lleva más lejos

Una vez más, asistimos a un período fascinante de la naturaleza: la temporada de migración. En este momento, las rutas migratorias de las Américas están llenas de aves decididas que viajan para escapar del duro invierno boreal y mantener su ciclo de vida anual.

Y una vez más, los ojos del mundo están puestos en los objetivos de la agenda de la COP27. Esta reunión mundial, que tendrá lugar en Egipto el próximo noviembre, busca una resolución real para implementar los compromisos actualizados asumidos en Glasgow en 2021. “Juntos por la implementación” es el lema de esta cumbre crucial.

Esto no es noticia. El llamado a la acción y la rendición de cuentas se hizo hace unas semanas en Nueva York durante la Semana del Clima, que transcurre en paralelo a la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Dos pasos perfectos para pedir más acción y menos retórica en la lucha contra el cambio climático. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo en la víspera de la reunión de líderes: “El impacto perjudicial del cambio climático nos está llevando a territorios desconocidos de destrucción”. Y una vez más, se ha producido la peregrinación de organizaciones y activistas ambientalistas exigiendo acciones concretas, soluciones innovadoras, respuestas oportunas y avances comprobables.

Hace un año lanzamos el Plan Estratégico de Audubon Américas para fortalecer el trabajo internacional que la Sociedad Nacional Audubon viene realizando en el hemisferio desde la década de 1950. Nuestra propuesta era, y sigue siendo, llegar a territorios desconocidos para encontrar nuevas soluciones. Las aves nos han mostrado el camino a seguir: debemos avanzar como una bandada, trabajar en colaboración con nuestros compañeros y traer a otros a la mesa. Necesitamos borrar las fronteras nacionales para encontrar soluciones con impacto hemisférico, priorizar recursos y unir fuerzas por fondos que permitan la sostenibilidad. Necesitamos usar ciencia y datos de vanguardia para identificar lugares óptimos para intervenir y adaptar el modelo a otras regiones de las Américas o del planeta. En definitiva, trabajar en equipo y pensar en grande sin descuidar la realidad local.

Estos fueron los pilares de Av. Conservauna innovadora iniciativa de conservación de aves y biodiversidad lanzada esta semana en Cusco, Perú, durante la Feria Sudamericana de Aves. Su primer logro es simple pero poderoso: la alianza estratégica de tres organizaciones líderes en conservación -Audubon, BirdLife International y ABC- con la Red Latinoamericana de Fondos Ambientales (RedLAC), todas unidas para crear y fortalecer al menos 100 nuevas áreas protegidas. . Esta columna vertebral continental de 2 millones de hectáreas (casi 5 millones de acres) que se extiende desde México hasta Chile garantizará territorios de vida para las aves, la biodiversidad, las comunidades y, en definitiva, para los pueblos de América Latina y el Caribe y de todo el hemisferio.

Esta iniciativa tiene como objetivo establecer acuerdos efectivos, elevar las soluciones basadas en la naturaleza, promover la recuperación económica y abrir diálogos donde las ONG, las entidades públicas y las comunidades locales, étnicas y rurales, puedan encontrar nuevos enfoques para combatir la pérdida de biodiversidad. Conserva Aves cuenta con recursos económicos para apoyar a más de 60 áreas protegidas. Financiamiento de donantes que entienden que las asociaciones estratégicas y los enfoques diferenciados que satisfacen las necesidades de las personas y la naturaleza permiten resultados a gran escala contra el cambio climático.

Nuevas rutas para la conservación

El mismo modelo ha guiado otras propuestas innovadoras con diversos aliados y entidades multilaterales. Las aves y sus rutas migratorias nos han ayudado a mapear las prioridades hemisféricas para la conservación y el desarrollo sostenible desde una perspectiva de resiliencia costera. Tal es el caso de la proyecto de carbono azul estamos desarrollando en alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo y la ONG local Panama Audubon Society. Su objetivo es adquirir conocimientos sobre el secuestro de carbono y los manglares, un servicio ecosistémico tan esencial como el que brinda la cuenca del Amazonas y un paisaje crucial para las aves locales y migratorias. Sin embargo, no somos valorizar este patrimonio natural en toda su magnitud como factor de Resiliencia costera y equilibrio ambiental en las Américas.

Mover al sur a Chiletambién trabajamos con aves para proteger paisajes críticos para la biodiversidad, la vida humana y la conectividad hemisférica: humedales y marismas. Bajo la presión del cambio climático y el desarrollo urbano, su sostenibilidad es vital para proteger a las personas y los ecosistemas del embate de los elementos. Nuestras alianzas con las comunidades locales servirán como modelo de mejores prácticas para América Latina y el Caribe. Como destacaron recientemente las calificaciones de Moody’s, estas comunidades costeras se encuentran en la primera línea del impacto del cambio climático, el aumento del riesgo y la reducción de la inversión para el desarrollo sostenible.

Hacemos nuestra tarea con tenacidad. Cumplir con los compromisos climáticos acordados requiere que las organizaciones de la sociedad civil, las comunidades, los gobiernos locales y nacionales, los inversores y los donantes dejen de lado la narrativa que han construido para defender sus intereses. Todos debemos unirnos y conectarnos a través de acciones concretas que garanticen la vida. Así nos cuentan las aves de todos los paisajes de América; una limpieza mensaje que comparten las aves migratorias a través del hemisferio: volar juntos nos lleva más lejos.

Joan Monedero

"Pensador aficionado. Emprendedor. Adicto a la cerveza incurable. Experto general en tocino. Adicto a la comida extrema".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *