El estado de la facturación electrónica y el futuro del cumplimiento en tiempo real

En los últimos años, la facturación electrónica para el cumplimiento tributario se ha extendido por todo el mundo, particularmente en Europa, América Latina y partes de Asia. De hecho, más de 60 países tienen algún tipo de requisitos de facturación electrónica.

En cada país, las políticas de facturación electrónica exigen la presentación digital de ciertos documentos en casos específicos, pero más allá de eso, son diferentes. La facturación electrónica tiene varios componentes diferentes según el país, incluido quién puede enviar una factura, quién puede aprobar una factura, requisitos de mantenimiento de registros y más. Y aunque la facturación electrónica no se ha introducido en el sistema fiscal de los EE. UU., las empresas estadounidenses que participan en nuestra economía global se verán inevitablemente afectadas.

Lo que hay que saber hoy sobre la facturación electrónica

La facturación electrónica no es nueva: existe desde hace décadas como una forma de facturación electrónica entre un proveedor y un comprador. Sin embargo, los gobiernos que exigen el uso de la facturación electrónica para las empresas que hacen negocios en su jurisdicción son relativamente nuevos y continúan evolucionando.

Hoy en día, los gobiernos utilizan dos enfoques de facturación electrónica: el enfoque de liquidación y el enfoque posterior a la verificación. Aunque cada uno tiene sus similitudes, sigue existiendo una diferencia clave entre los dos enfoques.

Con el enfoque de liquidación, las facturas fluyen entre el proveedor, el administrador fiscal y el comprador y están sujetas a auditorías en tiempo real por parte de las autoridades fiscales. Con este proceso, la autoridad fiscal examina cada factura presentada por el proveedor y tiene la opción de rechazarlas si algo es incorrecto, lo que resulta en transacciones interrumpidas o detenidas. Las variaciones de este enfoque son favorecidas por las naciones de las Américas, pero se pueden encontrar en otros países como India e Italia.

México es un ejemplo de un país que utiliza el enfoque de despacho de aduana. De acuerdo con la regla mexicana, un agente certificado por el gobierno debe aprobar una factura antes de que pueda enviarse al comprador. Si se aprueba una factura, la autoridad fiscal agrega una firma digital y envía la factura firmada al proveedor, quien luego puede enviársela al cliente.

Por el contrario, las autoridades fiscales que adoptan un enfoque de verificación posterior no están directamente involucradas en la transacción y no necesitan aprobar una factura para enviarla al cliente. España, por ejemplo, utiliza un enfoque posterior a la auditoría. Bajo el Suministro Inmediato de Información, las empresas con una facturación anual de más de 6 millones de euros deben reportar datos transaccionales a la Agencia Estatal de Administración Tributaria, la autoridad fiscal española, dentro de los cuatro días posteriores a la presentación, emisión o recepción de una factura.

En cualquier caso, las empresas pueden verse afectadas por la detención o auditoría de sus transacciones. Y debido a que la facturación electrónica crea una capa adicional de verificación, los impuestos incorrectos pueden generar demoras en las transacciones y una mala experiencia para el cliente. En última instancia, independientemente del enfoque utilizado, los estándares de facturación electrónica varían ampliamente e introducen una complejidad adicional para las empresas que deben cumplir en múltiples jurisdicciones.

Lo que debe saber sobre el futuro cumplimiento en tiempo real

Más allá de los mandatos de facturación electrónica de hoy, hay otra ola de digitalización de impuestos para la que las empresas estadounidenses deben prepararse: el cumplimiento en tiempo real. Aunque probablemente falten años, el concepto combina el concepto de facturación electrónica y los informes en vivo para no solo mover los detalles de la transacción en tiempo real, sino también poner el intercambio de fondos fiscales reales en tiempo real.

Hoy en día, varios países, incluidos Brasil, Chile y México, tienen estrictos requisitos de declaración de impuestos. En Italia, por ejemplo, todas las empresas residentes deben enviar facturas en vivo para transacciones B2B, transacciones B2C nacionales y transacciones B2G a la plataforma de facturación electrónica italiana.

Las implicaciones fiscales asociadas con el futuro del cumplimiento en tiempo real van mucho más allá de los impactos de los regímenes más estrictos de la actualidad. Los detalles de la factura no solo deberán enviarse automáticamente para su aprobación, sino que las empresas, los procesadores de pagos y otras personas involucradas en el momento de la transacción también deberán enviar digitalmente el impuesto adeudado a la oficina de impuestos una vez que se apruebe la factura.

A medida que el tiempo desde la transacción hasta la remisión de impuestos disminuye con el cumplimiento en tiempo real, la necesidad de tecnología en el corazón de las transacciones fiscales solo crecerá.

El futuro del cumplimiento fiscal mundial es ante todo digital. Si bien es poco probable que las empresas estadounidenses enfrenten estos mandatos a nivel nacional en este momento, deberán estar preparadas si quieren tener éxito en la economía internacional. Del mismo modo, a medida que nos acercamos a un mundo de cumplimiento en tiempo real, podemos esperar que las empresas, los gobiernos y las soluciones de pago inviertan en tecnología que permita el intercambio de datos de los fondos de facturación e impuestos en el momento de la transacción.

Este artículo no refleja necesariamente los puntos de vista de la Oficina de Asuntos Nacionales, Inc., editor de Bloomberg Law y Bloomberg Tax, o sus propietarios.

Información del autor

Liz Armbrüster es vicepresidente sénior de operaciones de cumplimiento global en Avalara.

Nos encantaría escuchar tu punto de vista inteligente y original: escribe para nosotros

Feliciano Antolin

"Evangelista apasionado de la comida. Especialista típico en la cultura pop. Organizador. Pionero de la cerveza. Fanático de los viajes aficionado. Defensor del alcohol".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.