Estudios CAP en el extranjero en Santiago, Chile

Por David Albrecht '25

Sin duda, mi programa de estudios en el extranjero con sede en Santiago, Chile, constituye uno de los eventos más transformadores de mi vida.

Vivir durante un mes en un país extranjero me enseñó lecciones sobre mí y el mundo que probablemente nunca habría aprendido de otra manera. Fue una experiencia sorprendente vivir fuera del grupo demográfico dominante por primera vez en mi vida, y me dio una nueva apreciación y comprensión de quienes viven en los márgenes de la sociedad. Al llegar, experimenté de primera mano las dificultades de no hablar con fluidez el idioma hablado del país, dependiendo casi exclusivamente de mi teléfono celular para ayudarme a navegar y traducir cosas como carteles y menús de restaurantes. Venant des États-Unis avec une famille qui ne parle que l'anglais, ce fut une expérience extrêmement révélatrice pour moi de comprendre personnellement les niveaux de difficultés supplémentaires imposés aux familles de migrants et non anglophones pour qu'elles puissent simplement se déplacer dans leurs ciudades. y comunicarse con los demás. Sin mencionar que un número considerable de restaurantes y negocios que visité en Chile tenían personal que hablaba muy bien inglés y ofrecían versiones alternativas de menús con descripciones en inglés. Mi experiencia con la barrera del idioma y ver cómo otro país se adapta para adaptarse mejor a una población global realmente me hizo pensar en todas las formas en que nuestras propias empresas e instituciones fracasan en este sentido.

A través de mis cursos de historia de las religiones en América Latina y filosofía social, además de excursiones y visitas a sitios, aprendí la importancia de la comunidad como un activo para apoyar a otros y organizar el cambio. En particular, durante la dictadura militar de derecha de Chile (1973-90), las organizaciones comunitarias se unieron para apoyar a las personas más vulnerables y oprimidas, algunas de las cuales todavía están activas en la actualidad. Una de esas organizaciones es la Fundación EPES (Fundación para la Educación Popular para la Salud), una organización independiente sin fines de lucro que inició operaciones en Santiago en 1983 y tiene sus raíces en la Iglesia Evangélica Luterana. Su misión es mejorar la salud y la vida de personas y comunidades que viven en situación de vulnerabilidad, a través de estrategias participativas de educación, promoción, incidencia y movilización social, con enfoque de género y derechos, y en el respeto a la diversidad y el medio ambiente. su página web https://epes.cl/quienes_somos/). Con mi clase, pude visitar EPES y aprender de su fundadora y directora, Karen Anderson, la importancia de utilizar la comunidad como un activo para el cambio. Fue realmente inspirador escuchar cómo EPES empodera a sus comunidades locales a través de la educación y el compromiso, y me pregunto cómo puedo usar mi plataforma como aspirante a ingeniero para dejar un impacto similar en mis propias comunidades.

Inspirado por las experiencias de mi programa, este viaje de estudios al extranjero me inculcó una vocación profesional para utilizar mi educación y mi futura carrera en ingeniería para hacer el bien a los demás y al mundo. Ya no puedo sentarme cómodamente y esperar que otras personas y organizaciones aborden activamente los problemas globales que afectan a las personas y al medio ambiente, permitiendo así que mis propios intereses profesionales estén impulsados ​​principalmente por la perspectiva de un salario alto pagado por una empresa con fines de lucro. . En cambio, quiero establecerme como un agente de cambio en el mundo y dejar un legado de impacto positivo en mis propias comunidades y más allá. Planeo utilizar el resto de mis estudios universitarios en la UD para explorar formas en las que puedo construir una carrera de ingeniería para el bien común.

El viaje no solo fue personalmente transformador, sino que también fue una experiencia increíble estar expuesto a la cultura y el paisaje de Chile. Nuestro grupo vio mucho en todo el país, desde los sitios del centro de la ciudad de Santiago, como el Palacio Presidencial y el Cerro San Cristóbal, hasta la costa del Pacífico de Valparaíso y el duro pero hermoso terreno del desierto de Atacama. Una cosa que disfruté particularmente fue la variedad de platos chilenos que comí (especialmente los pasteles de choclo y las empanadas). Vivir con mi familia anfitriona también fue una experiencia inolvidable y me enseñó mucho sobre cómo personas de países completamente diferentes pueden tener mucho en común. Nunca olvidaré el sentimiento de pertenencia que sentí en la casa de mi familia anfitriona cuando mi padre anfitrión y yo pasamos una noche entera hablando sobre nuestras bandas de rock estadounidenses favoritas.

estudiar en el extranjero.jpeg

En resumen, mi viaje de estudios a Chile es uno de los capítulos más extraordinarios de mi vida. Me permitió explorarme profundamente, formar amistades duraderas con otros estudiantes de la UD y encender una pasión inquebrantable para aprovechar mi posición para lograr un cambio positivo. Mi sincero agradecimiento se extiende al Centro de Derechos Humanos de la UD y a la Beca Curran y Renzetti por hacer posible este viaje transformador. Para todos los estudiantes que tienen la oportunidad de estudiar en el extranjero, les recomiendo encarecidamente que la aprovechen. Si bien me fui a Chile con mucha aprensión, regresé con ganas aún más fuertes de volver a hacerlo.


David Albrecht es un estudiante de tercer año con especialización en ingeniería mecánica de Cincinnati, Ohio. Le apasionan los temas ambientales y está ansioso por utilizar la innovación tecnológica en beneficio del bien común.

Jaume Ballester

"Aspirante a pionera en Internet. Apasionada experta en redes sociales. Alcohólica. Exasperantemente humilde y adicta a la cultura pop".

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *