Fernando Parrado, sobreviviente del accidente aéreo del ‘Milagro de los Andes’, recuerda tragedia

Era viernes 13 de octubre de 1972 y Fernando Parrado estaba sentado en la fila 9 del avión que se disponía a despegar de Montevideo hacia Santiago de Chile.

Su mejor amigo, Panchito, le pidió que cambiara de asiento para poder estar en la ventana y ver el paisaje.

Panchito murió cuando el avión se estrelló.

Después del accidente, Parrado estuvo en coma durante cuatro días y medio, pero se recuperó y se encontró solo en medio de las montañas andinas.

Sobrevivió 72 días que se supone que nadie debe hacerlo, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, sin el equipo adecuado, agua o comida, a la edad de 22 años.

Caminó durante diez días, 45 kilos menos, para buscar ayuda, atravesando montañas y glaciares que temen los alpinistas más experimentados.

Fernando Parrado, o Nando como le llaman sus amigos, es uno de los 16 supervivientes de una de las historias más increíbles del siglo pasado.

Generó un libro y una película, ambos llamados Alive.

A cincuenta años del accidente, Parrado dice que para él, en esta fecha, no hay nada que conmemorar sino honrar a los que han quedado atrás.

“No debería estar hablando contigo. Debería estar muerto. Enterrado en un glaciar hace 50 años”, dijo a Euronews.

“Los sobrevivientes menos probables”

Parrado era un joven jugador de un equipo amateur de rugby en Uruguay. Junto con su hermana y su madre, se encontraba entre las 45 personas que se dirigían a Chile para jugar un partido con sus campeones nacionales.

En medio del viaje, mientras sobrevolaba la cordillera de los Andes, comenzó la turbulencia.

“Los accidentes de avión siempre son causados ​​por una combinación de cosas: un avión con poca potencia, completamente cargado, mal tiempo, una tripulación sin la experiencia que debería, etc.” dijo.

El avión experimentó una corriente descendente y, mientras salía volando de la capa de nubes, quedó claro para todos a bordo que los Andes no solo parecían estar muy cerca. El impacto fue, de hecho, inevitable.

El avión en el que viajaban se estrelló en el extremo oeste de Argentina, a unos 150 km al sur de Santiago de Chile. 33 personas sobrevivieron inicialmente, aunque algunas resultaron gravemente heridas.

“Nos estrellamos en medio de las montañas de los Andes”, explica Parrado. “Éramos el grupo con menos probabilidades de tener que soportar estas condiciones”.

Uno de los mayores desafíos fue el mal tiempo. Sobre el paisaje nevado, las temperaturas alcanzaron los 30 grados centígrados bajo cero. “Éramos de la playa, de Montevideo, y el 95% de los muchachos nunca en su vida había tocado la nieve o visto una montaña”.

Hoy, “gracias a la tecnología, este drama hubiera terminado en 8 o 10 horas”.

Parrado estuvo en coma durante los primeros cuatro días, en lo que describe como un “infierno negro absoluto”.

Cuando despertó, lo primero que descubrió fue que su madre y su hermana Susi, junto con sus dos mejores amigos, Panchito y Guido, estaban muertos.

“En la civilización, podría haber colapsado de tal manera que no podía levantarme, pero no tuve tiempo para eso”, dijo Parrado.

Fernando dice que su instinto de supervivencia no le dejaba pensar en otra cosa que no fuera encontrar la manera de salir de allí.

“Mi mente solo me permitía concentrarme en combatir el frío, el hambre, el miedo, la incertidumbre”. El dolor de perder a los seres queridos vino después.

Después de una semana, supieron por radio que los equipos abandonaban la búsqueda y esperarían hasta el final del invierno austral -que va de junio a agosto en el hemisferio sur- para buscar los cuerpos.

“En ese momento casi entré en pánico, pero recordé que el pánico te mata y el miedo te salva”, explicó Parrado.

A 3.575 metros sobre el nivel del mar, sin ropa de protección y sin ver el horizonte a causa de los glaciares circundantes, el grupo de sobrevivientes decidió esperar hasta el verano para escapar.

Parrado cree que la confianza, la empatía y la amistad que existía dentro del grupo fueron clave para su supervivencia.

Parrado admite que los vientos helados no fueron los únicos enemigos a los que se tuvieron que enfrentar: “No saber cuándo vas a volver a comer es el miedo más espantoso que puede tener un ser humano.

“Es una ansiedad terrible que no puedes entender hasta que el cuerpo comienza a consumirse a sí mismo”.

Todavía faltaban dos meses para que el clima mejorara, por lo que los sobrevivientes tuvieron que alimentarse de los cuerpos de sus amigos muertos. “Todos hicimos un pacto absolutamente inimaginable, fuimos los primeros en dar conscientemente nuestros cuerpos (para que otros pudieran vivir)”.

La decisión más difícil

Con el tiempo, el clima mejoró, pero solo quedaron 16 sobrevivientes, menos de la mitad de los que sobrevivieron al impacto.

Para Parrado fue entonces cuando llegó la decisión más difícil: abandonar el fuselaje del avión accidentado e ir en busca de ayuda.

Todavía no sabe cómo pudo tomar una decisión tan arriesgada, si fue el miedo o el coraje lo que lo ahuyentó de ese glaciar.

“Tal vez fue mi amor por mi papá, solo quería volver con él”, dijo Parrado.

Él y su amigo Roberto Canessa partieron en busca de ayuda.

El tercer miembro del grupo de búsqueda de tres hombres, Antonio Vizintin, tuvo que regresar porque simplemente no había suficiente comida.

Tener que cruzar los Andes significaba que los dos jóvenes estaban sobrecargados con capas y capas de jeans y suéteres, sus cuerpos debilitados dolían con cada paso.

“Creo que solo Roberto y yo sabemos lo que es llegar al límite real porque no había más fuerza física en nosotros. Perdí 45 kilos, y me pesaba la piel, el pelo, los zapatos. Pero no pudimos. deténgase.”

Después de diez días de caminata, sucedió un milagro.

Los jóvenes llegaron a la ladera de una montaña y vieron un banco.

Fue Canessa quien, mirando al norte, vio un chileno espalda o arriero -persona que transporta mercancías a lomo de mula, común en Sudamérica- Sergio Catalán, a lomos de su caballo hasta la otra orilla.

A pesar de los mejores esfuerzos de Parrado y Canessa, la distancia entre las dos orillas hacía que Catalán no pudiera entender lo que decían, o mejor dicho, simplemente no podía escucharlos.

“Pero Sergio Catalán tenía mucho sentido común: cogió una piedra, la envolvió en papel y lápiz y la tiró al otro lado del río”.

Parrado, que ni siquiera firmó la nota a toda prisa, escribió: “Soy de un avión que se cayó en las montañas. Soy uruguayo, tengo 14 amigos allá arriba. Por favor, no nos podemos ir”. tenemos hambre”.

Catalán rápidamente les arrojó dos hogazas de pan y se fue a buscar ayuda en Puente Negro, un pueblo a diez horas de distancia a caballo y en carruaje.

Parrado y Canessa no lo sabían en ese momento, pero los equipos de rescate llegaron al día siguiente.

“No cambiaría nada”

Parrado recuerda que los rescatistas no podían creer que fueran los pasajeros del avión que se había estrellado dos meses y medio antes.

La Fuerza Aérea de Chile llegó con tres helicópteros Bell UH-1 para ayudar en el rescate, y Fernando y Roberto dieron a conocer a los pilotos el paradero del resto de sus acompañantes.

Parrado guió dos de los helicópteros usando una tarjeta de piloto, y los rescatistas se sorprendieron de cómo alguien logró sobrevivir en el lugar del accidente durante tanto tiempo.

“Un piloto me dijo que era el peor vuelo de su vida porque simplemente no podía saber a dónde iba”, dijo Parrado.

Tras su estancia en el hospital, donde le quitaron la ropa que llevaba puesta desde hacía 72 días, se fue a su casa.

“Cuando regresamos a Uruguay, mis hermanos en las montañas fueron abrazados por sus familias. Llegué a casa y mi padre estaba desesperado, porque había perdido a toda su familia”.

El 13 de octubre de 2022, Fernando Parrado dijo que no se arrepiente de lo sucedido. “Gracias a nuestros amigos salimos 16 y ahora con nuestras familias somos 140 personas”, dijo.

Parrado nunca olvidó su experiencia en la montaña. Tampoco perdió nunca su conexión con quienes fueron su apoyo en los momentos más oscuros.

“Somos un grupo de personas en una hermandad muy cercana: si algo le sucede a alguien, los demás están allí de inmediato para apoyarlo”, dijo Parrado. “Sobrevivimos juntos, y después de todo este tiempo, todavía estamos unidos”.

En los años posteriores a su rescate, Parrado probó suerte en una carrera como piloto de carreras profesional, pero finalmente decidió expandir el negocio de su padre, convirtiéndose en una personalidad de la televisión en el proceso.

También es orador motivacional y coautor de un libro sobre su experiencia en los Andes llamado Milagro en los Andes: 72 días en la montaña y Mi largo viaje a casa.

A cincuenta años del trágico accidente, Parrado no niega que lo que vivieron fue traumático: “Comparado con lo que hemos vivido, el infierno es un lugar cómodo.

Pero cuando se le preguntó si cambiaría algo en tiempo pasado, el sobreviviente tiene una respuesta clara.

“Pensar en el pasado es una locura”, dijo.

“No cambiaría nada en absoluto porque cambiar el pasado sería no tener la familia que tengo ahora”.

Joan Monedero

"Pensador aficionado. Emprendedor. Adicto a la cerveza incurable. Experto general en tocino. Adicto a la comida extrema".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *