“Mi país imaginario” cuenta el levantamiento chileno de 2019 a través de los ojos de las mujeres

La última misiva de Patricio Guzmán desde su natal Chile, mi pais imaginario, abre con un toque de nostalgia: imágenes en blanco y negro de aceras llenas de vítores de los simpatizantes de Salvador Allende hacia su elección presidencial de 1970, posados ​​en un piano elegíaco de repuesto. Es una finta, sin embargo, porque a lo largo de la película, que se estrena el viernes 29 de octubre a las roxieel lugar perfecto para ello: el presente resulta mucho más convincente para el guionista y director de 81 años que el pasado.

Allende ha sido la piedra de toque personal y profesional de Guzmán desde que el político socialista asumió el cargo prometiendo una sociedad más justa. debut cinematográfico de Guzmán, El primer año, hizo una crónica de los primeros 12 meses de Allende en el poder. El idealismo encarnado por el presidente sigue siendo el faro del artista, recordando cómo algunos estadounidenses aún veneran el espíritu de cambio representado por John y Robert Kennedy.

Allende murió en el golpe militar respaldado por Estados Unidos de 1973, que instaló al venal Augusto Pinochet a la cabeza de un régimen despiadado y represivo. La urgente y épica historia en tres partes de Guzmán de mediados de la década de 1970, la batalla de chilese erige como la cúspide del cine documental.

Una escena de protesta de ‘My Never Land’. (Cortesía de Ícaro Films)

mi pais imaginario da la bienvenida al movimiento de protesta popular espontáneo que estalló en octubre de 2019 y que condujo un año después a una votación para reescribir la constitución chilena. Guzmán lo presenta como una recompensa tardía por el idealismo destrozado y la traición desgarradora de su juventud: fue una compensación, reconoce repetidamente en su narración a veces sombría, a veces brillante, exigida por una nueva generación, tanto por la enorme deuda contraída con sus padres como abuelos por parte del gobierno chileno, y como pago inicial de su propio futuro.

En lugar de un documental propulsor, paso a paso, construido a partir de imágenes de la verdad, Guzmán opta por un estilo más reflexivo que aún conserva la urgencia del momento y la causa. Él entrevista a una variedad de mujeres, y solo a mujeres, incluida una fotógrafa, una médica voluntaria, una activista de la vivienda, una poeta, una politóloga y una maestra de ajedrez (que puede sonar familiar para quienes han visto el trabajo político/filosófico de la líder). de Guzmán en 2010 Nostalgia de la luz).

Alisa Garces

"Amante de la cultura pop. Fanático del tocino. Escritor sutilmente encantador. Amigo de los animales en todas partes".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *