Por primera vez se observa el disco giratorio de una estrella recién nacida en otra galaxia

WASHINGTON, 29 nov (Reuters) – Nuestro Sol y otras estrellas se forman cuando un denso cúmulo de gas y polvo interestelar colapsa bajo su propia atracción gravitacional. Una vez que nace una estrella en el centro de dicha nube, los restos de materia forman un disco giratorio a su alrededor que alimenta el crecimiento estelar y, a menudo, da lugar a planetas.

Hasta ahora, las estrellas recién nacidas con estos discos circunestelares sólo habían sido observadas por astrónomos en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Los investigadores dijeron el miércoles que habían detectado un disco de este tipo alrededor de una estrella más grande y más brillante que el Sol que reside en una de nuestras galaxias vecinas más cercanas, la Gran Nube de Magallanes.

La estrella, que crece y acumula material del disco circundante, es entre 10 y 20 veces más masiva que el Sol y quizás 10.000 veces más luminosa.

Cuando la gravedad atrae la materia hacia una estrella en formación, se aplana para formar un disco giratorio. El disco recién observado tiene un diámetro aproximadamente 12.000 veces la distancia entre la Tierra y el Sol, o aproximadamente 10 veces mayor que el que rodeaba al Sol cuando se formó hace unos 4.500 millones de años.

La estrella, que también libera un gran chorro de material al espacio, se encuentra a unos 160.000 años luz de la Tierra. Un año luz es la distancia que recorre la luz en un año, o 5,9 billones de millas (9,5 billones de kilómetros).

“Es muy emocionante”, afirmó la astrónoma Anna McLeod de la Universidad de Durham en Inglaterra, autora principal del estudio publicado en la revista Naturaleza.

“Aunque sabemos que muchas estrellas como esta se han formado en la Gran Nube de Magallanes y otras galaxias, nunca hemos observado un disco de acreción circunestelar fuera de la Vía Láctea, principalmente debido a la falta de tecnología. Observar estos discos en otras galaxias es “Es muy importante porque nos dice cómo se forman las estrellas en entornos diferentes al de la Vía Láctea”, añadió McLeod.

La detección se llevó a cabo utilizando el telescopio Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) en el desierto de Atacama en Chile. Hasta ahora, sólo se habían detectado discos circunestelares a unos 6.500 años luz de la Tierra.

La Gran Nube de Magallanes se considera una galaxia satélite de la Vía Láctea, al igual que otra galaxia llamada Pequeña Nube de Magallanes. Ambos son más pequeños que nuestra galaxia y ofrecen condiciones galácticas diferentes. La Gran Nube de Magallanes contiene menos polvo que la Vía Láctea y un menor contenido de elementos metálicos, además de los que los astrónomos llaman hidrógeno y helio.

Los investigadores pudieron disfrutar de una vista clara de la estrella.

“La estrella es visible en longitudes de onda ópticas, mientras que todas las estrellas conocidas en la Vía Láctea que son como esta – en términos de masa estelar y con un disco de acreción – están ocultas a los telescopios ópticos porque todavía están muy envueltas por el gas y polvo del que se forman”, dijo McLeod.

“Sugerimos que la estrella visible en la óptica se debe a las diferentes propiedades del entorno galáctico en el que se encuentra en comparación con la Vía Láctea”.

Las estrellas masivas se forman más rápidamente y tienen una vida útil más corta que las estrellas menos masivas como el Sol.

“La formación de estrellas de gran masa ha dejado perplejos a los astrónomos durante décadas, por lo que construir una imagen de cómo ocurre esto en diferentes condiciones físicas es un paso importante y extremadamente emocionante”, dijo el astrónomo y coautor del estudio Jonathan Henshaw de Liverpool John. Universidad Moores.

El disco parece bastante estable y no se fragmenta como podría ocurrir con este tipo de estructuras.

“No sabemos si en el disco se formarán planetas alguna vez, pero es poco probable dado que se espera que se formen en el duro entorno de una estrella de alta radiación”, dijo McLeod.

McLeod expresó su esperanza de detectar otros discos circunestelares en la Gran Nube de Magallanes y quizás en la Pequeña Nube de Magallanes, más alejada.

“Con cada uno de ellos, podremos aprender más sobre la formación de estrellas en diferentes galaxias y condiciones”, dijo McLeod.

Informe de Will Dunham, editado por Rosalba O’Brien

Nuestros estándares: Los principios de confianza de Thomson Reuters.

Adquirir derechos de licenciaabrir una nueva pestaña

Jaume Ballester

"Aspirante a pionera en Internet. Apasionada experta en redes sociales. Alcohólica. Exasperantemente humilde y adicta a la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *