Sobrevivientes de accidente aéreo en Chile no se arrepienten de comer pasajeros para sobrevivir

Los sobrevivientes del accidente aéreo en los Andes se vieron obligados a comer la carne de sus propios amigos para sobrevivir (Foto: Getty/REX/AFP)

Es una historia que enviará escalofríos a cualquiera.

Cuando un avión lleno de jugadores aficionados de rugby se estrelló en los Andes en 1972, los 16 sobrevivientes comieron la carne de sus amigos muertos para mantenerse con vida.

Hablar a los tiempos del domingo En el 50 aniversario de la tragedia, el sobreviviente Carlos Páez dijo que era su deber viajar por el mundo y explicar la oscura historia de sus 72 días en las heladas montañas.

El 13 de octubre de 1972, 45 personas abordaron el vuelo 571 de Uruguay con destino a Santiago de Chile. El piloto se desvió del rumbo en medio de una espesa niebla, estrellando el vuelo chárter contra los picos nevados.

Doce de los pasajeros murieron instantáneamente. Otros 17 murieron a causa de heridas graves o asfixiados en una avalancha unos días después.

Ramón Sabella, de 70 años, ahora un exitoso hombre de negocios, sostenía en sus brazos a uno de los pasajeros moribundos.

Después de 10 días, los sobrevivientes restantes se enteraron por radio de cómo se había cancelado la búsqueda de ellos.

carlos paez

Carlos Paez, uno de los 16 sobrevivientes del accidente aéreo (Foto: Getty Images)
Los sobrevivientes poco después de que las autoridades los rescataran (Foto: REX/Shutterstock)
Roberto Canessa, sobreviviente del accidente aéreo en los Andes, participa en una misa con motivo del 50 aniversario (Foto: EPA)

Roberto Canessa, estudiante de medicina en ese momento, sugirió que los sobrevivientes restantes comieran la carne de los cadáveres.

“Por supuesto, la idea de comer carne humana era terrible, repulsiva”, dijo Sabella a The Times. ‘Fue difícil de poner en la boca. Pero nos acostumbramos.

Él dijo: “En cierto sentido, nuestros amigos estuvieron entre los primeros donantes de órganos del mundo: ayudaron a alimentarnos y mantenernos con vida”.

Canessa dijo que la decisión fue particularmente difícil porque involucró a compañeros de equipo fallecidos y amigos sobrevivientes.

Describió el uso de vidrio para cortar carne y se consoló al saber que sus compañeros de equipo fallecidos habrían hecho exactamente lo mismo si hubieran muerto.

Los restos del avión después de estrellarse (Foto: REX/Shutterstock)
El investigador Pedro Marchant muestra el camino por el río Tinguiririca realizado por Sergio Catalán (Foto: EPA)

El equipo hizo un pacto de que cualquier otra persona que muriera podría ser devorada por los sobrevivientes.

El Sr. Canessa y Fernando Parrado decidieron irse y buscar ayuda después de dos meses de estar atrapados en las montañas.

Les tomó 10 días caminar cinco kilómetros montaña arriba, mientras comían carne humana que habían metido en sus medias de rugby.

Se encontraron milagrosamente con un pastor chileno llamado Sergio Catalán, pero no podía oírlos sobre el agua.

El pastor volvió al día siguiente, lanzando una piedra con bolígrafo y lápiz a los sobrevivientes, quienes le explicaron la situación.

Roy Harley, uno de los 16 supervivientes del accidente (Foto: AFP vía Getty Images)

El pastor viajó 100 millas para alertar a las autoridades.

Se envió un helicóptero para rescatar a los supervivientes restantes, que habían perdido más de la mitad de su peso corporal.

“Nos llevaron al hospital de Santiago. Recuerdo la alegría de ese primer baño caliente”, dijo Canessa.

Los sobrevivientes figuran como Roberto Canessa, Fernando Parrado, Carlos Rodríguez, José Algorta, Alfredo Delgado, Daniel Fernández, Roberto Francios, Roy Harley, José Inciarte, Álvaro Mangino, Javier Methol, Ramón Sabella, Adolfo Strauch, Eduardo Strauch, Antonio Vizintia y Gustavo Zerbino.

Muchos de ellos han hecho cosas asombrosas, incluido el Sr. Páez, abuelo de cinco hijos, que viaja por el mundo como orador motivador, contándoles la historia a todos.

El Sr. Harley luego se convirtió en ingeniero en los Estados Unidos y se jubiló a la edad de 70 años.

Gustavo Zerbino utilizó su experiencia para fortalecer la escena del rugby uruguayo y ganó 12 campeonatos uruguayos en 14 años. Se le atribuye la primera victoria de rugby de su país contra Chile.

El Sr. Canessa ganó una beca del British Council para estudiar en el Guy’s Hospital del Reino Unido y es un eminente cardiólogo pediátrico.

Póngase en contacto con nuestro equipo de prensa enviándonos un correo electrónico a webnews@metro.co.uk.

Para más historias como esta, echa un vistazo a nuestra página de noticias.

Javier Camarillo

"Practicante de la cultura pop de toda la vida. Creador. Experto en zombis. Especialista en viajes en general. Friki de la televisión".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *